MAQUILLAJE

El maquillaje seduce a las mujeres, a los hombres.
Es capaz de crear la androginia, el beso rosa
en que los sexos se funden en voluptuosidades carnales,
a la vez divinas.

El maquillaje es, desde el origen de la oscuridad humana,
una forma de ser lo que no seremos nunca:
lo que siempre querremos ser.

Cuando lloran las prostitutas, los payasos,
sus caras logran un encanto innegable, donde horror
se iguala a ternura, en abrazo más que fraternal.
Esa pasta de lágrimas y maquillaje
se llama humanidad.

Pinta en tus labios la pasión que no tienes.

 

Sombrea tus ojos con ceniza…

 

Sal a la calle.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí