Juan Carlos Oscos es un artista plástico nacido en Guadalajara en 1971, ciudad en la que tiene actualmente su residencia. Su formación incluye cursos de dibujo, pintura y fotografía, así como talleres de estampa y grabado con maestros como Jesús Mata, Germán Palacios, Guadalupe Figueroa, Margarita Vega, Ireri Topete, Alan Altamirano (Mk Kabrito), José Rizo Aviña, Héctor Javier Ramírez, Luis Eduardo González y Sergio Murillo, de entre los cuales estos tres últimos dejaron valiosas lecciones en el artista, en dibujo y pintura, respectivamente.

            La aventura por el arte de Oscos inició desde niño, “Desde pequeño tuve a la mano material para dibujar. De niño fui un tanto retraído y con pocas amistades, así que pasaba mucho tiempo practicando. Dibujar fue una consecuencia natural”, recuerda. En 1993 inicia clases informales en la Escuela de Artes Plásticas de la Universidad de Guadalajara por tres años, así como taller de grabado en el Museo del Periodismo y las Artes Gráficas en 2013. En 1995 empieza a exponer su obra, contando a la fecha con más de 25 exposiciones colectivas y 12 individuales, en importantes museos y centros culturales como Casa Masua, Museo de la Ciudad de Guadalajara, Museo Nacional del Tequila, Centro Cultural de Ajijic, Galería Oscar de la Torre, Alianza Francesa de Guadalajara, Museo Regional de Guadalajara, Museo de las Artes, Expo Guadalajara, Galería del Sistema del Tren Eléctrico Urbano, ex Convento del Carmen, Hotel Misión Carlton y Galería Anatema, por mencionar sólo algunos. En 2019 es invitado a Sancti Spiritus, Cuba para exponer en el marco de la XIII Bienal de La Habana, en la Galería Casa Museo de la Guayabera. En las exposiciones individuales que ha tenido, guarda como experiencia entrañable el apoyo y compañía de sus seres queridos. “Una exposición individual requiere mucho esfuerzo, y aprecio a todas las personas que me han apoyado en el proceso”, nos cuenta.

            Gran admirador de los maestros góticos flamencos y los españoles Velázquez, Murillo, Goya; así como de pintores contemporáneos como Tamayo, Corzas, Schiele, Giger, Saville y Ovenden, entre muchos otros, nuestro artista declara que su inspiración y fuente de temas plásticos son principalmente sus sueños y pesadillas, las cuales llegan a él recurrentemente. Es por ello que en sus cuadros están presentes de modo insoslayable lo grotesco y lo onírico entrelazados, así como el erotismo que se presenta en formas femeninas que dibuja y trabaja magistralmente, pero también los falos. Siempre ha trabajado el cuerpo y desnudo femeninos y gusta de seguir aprendiendo de ello. Lecturas y vivencias complementan su fuente de motivos y referencias para pintar. Es así como en su trabajo conviven lo figurativo y lo abstracto de manera armoniosa y “de una forma muy natural. Las manchas, salpicaduras y escurrimientos son parte del lenguaje pictórico”, nos platica.

            Maestro de la pintura, inició con los grandes formatos (130×100 cm.) pero en la actualidad prefiere los pequeños formatos (40×30 cm. o más pequeños), que le parecen ya más cómodos. En cuanto al grabado, maneja la punta seca, aunque lo hace poco ya que es una técnica muy laboriosa y prefiere dedicar el tiempo a otro tipo de creaciones. En cuanto a su relación con el color, siente una predilección por la escala de grises “y muchas veladuras”, comenta.

            Crear en Guadalajara tiene para él la facilidad de encontrar fácilmente los materiales. Y a pesar de que, en su opinión, no hay muchas galerías, “la pandemia nos enseñó (y recordó) que las redes están para eso: tanto para exponer como para vender. Aquí hay muchísimo talento, aunque no abundan las galerías; por otro lado, la pandemia nos enseñó que ya son un tanto obsoletas y que disponemos de las redes para continuar vigentes, aunque para mí, ver la obra en vivo, no tiene comparación”, cuenta. Por ello, está activo en redes como Facebook e Instagram (@juan_carlos_oscos), donde pueden observar su trabajo.

            Sobre la incidencia de la pandemia en su vida artística, nos comentó “La pandemia lo cambió todo; de tener la oportunidad de exponer en Perú y Colombia a conformarse con exponer en las redes… Aunque no cambió mi forma de trabajar; salgo poco, y por lo regular estoy pintando o dibujando. El aislamiento no fue problema para mí.” Aun así, este año para él significó el regreso a la pintura luego de un periodo sin pintar por problemas de salud. Además, pudo pactar y concretar proyectos importantes. “Uno de ellos ya prácticamente está listo; ya en unos meses lo anunciaremos; de los demás, ya llegará el momento”, nos adelanta. En tanto, en sus redes pueden, además de deleitarse con su obra, adquirir una pieza, en un trato directo con el artista.

            A la pregunta de “¿Qué consejo u orientación les darías a los jóvenes que se quisieran adentrar en la pintura como proyecto de vida?”, el talentoso artista nos contestó: Los tiempos han cambiado mucho; a esta misma pregunta, hace algunos años habría contestado: Trabajar duro hasta lograr una buena técnica y una propuesta. Buscar galerías o cualquier espacio para exponer. Trabajar mucho, insistir una y otra vez… Pero estas palabras parece que ya no tienen sentido ni validez, hoy las redes tienen la última palabra pues nos demuestran que se puede llegar muy lejos si se tiene una buena estrategia.”

            Los dejamos con una galería de trabajos de Oscos seleccionada por él mismo, así como con un video donde podrán apreciar más la riqueza y expresividad de este tapatío.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí