¿Te has preguntado por qué el café es la bebida por excelencia para comenzar el día?

 

La alarma suena y tu cuerpo pide a gritos seguir durmiendo. Un baño con agua fría ayuda pero, para despertar, es recomendable complementarlo con una taza de café negro.

 

El compuesto principal de este alimento es la cafeína, una fuente de energía que ayuda al cerebro a mantenerse en alerta, estimulando, así, la atención. Si buscas una “mano” para tener un buen día, no inicies tus actividades sin este paso, está comprobado que tiene efectos sobre el humor.

 

Y si creías que eso era todo, también es tu aliado de belleza. El café contiene antioxidantes que ayudan a retrasar el envejecimiento en la piel; por otro lado, atenúa la sensación de hambre. No dudes en incluirlo en el menú si estás por iniciar una dieta, es conocido que después de una comida, una taza de café favorece a la digestión, además, aceptémoslo, cómo no disfrutarlo a esas horas del día.

 

Ahora lo pensarás dos veces antes de saltarte el café en las mañanas. Sin embargo, hay que tomar en cuenta el consumo con moderación, así como puede traer numerosos beneficios, también, en grandes cantidades, podría afectar la salud. Siempre es importante consultar a un médico.