Es muy común en el vocabulario del mexicano usar la palabra “joto” como un despectivo, ya sea al referirnos a alguien por sus preferencias sexuales, como un sinónimo de cobardía, o sólo con el afán de molestar.

Pero ¿realmente sabes de dónde nació esa palabra? Pues bien, ese regionalismo tan propio del mexicano tuvo origen nada más y nada menos que en el Palacio Negro de Lecumberri.

Esta histórica prisión estuvo dividida en crujías, las cuales se organizaban alfabéticamente y era así como designaban las celdas a los presos. Hubo una época en México en la que se registraron un gran número de denuncias por violaciones, entonces comenzó a surgir pánico entre los reos de Lecumberri, e hicieron que todos los homosexuales recluidos ahí se les encerrara en la crujía “J”, y es así como surge el término “joto”.

Diversos escritores que pisaron el Palacio Negro de Lecumberri (ya sea por visita o por estancia) han mencionado en sus obras literarias la etimología de esta palabra, tales como José Agustín, Elena Poniatowska, José Revueltas, por mencionar algunos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí