Daniel Lobrego (Cuernavaca, 1992) es narrador y músico. En 2021 publicó a través del sello Infinita su novela Gatos callejeros, luego de cinco años de haber sido terminada. Este 2022 llega la segunda parte de esa historia: Entre el lobo y las sábanas, en la que el autor divaga sobre la vida en esa crisis de los veintitantos.  Dicha segunda parte ya se encuentra en pre-venta y está lista para ser presentada en Morrow 8, local 4, en el centro de Cuernavaca, el jueves 30 de junio a las 6:30 de la tarde, pudiendo reservar al número 777 688 6663. Platicamos con el autor sobre el trasfondo de su escritura y su vena policiaca. No resta más que invitarlos a estar pendientes de esta novela editorial.

1.- Siendo músico, ¿cómo fue que tuviste la inquietud de escribir novela y cómo fueron estos inicios?

Desde que era muy chico tuve interés por el arte. Cuando tenía 10 años supe que me gustaba leer porque alguien dejó abandonado un libro en casa y yo lo encontré. En mi adolescencia descubrí que quería escribir porque me gustaba leer. Básicamente una cosa me llevó a la otra.

2.- ¿Cómo influye tu formación musical en tu escritura literaria?

Me gusta dejar que la música me transporte a donde mi imaginación y creatividad tienen que estar. La música influye mucho en mi proceso creativo. Me atrevería a decir que el ritmo de la trama es similar al de una canción.

3.- ¿Cuál es la historia que desarrollas en tu par de novelas policiacas?

Es una historia de amor principalmente. Considero que las bajas pasiones son siempre el motor de la literatura. La venganza, el amor, el deseo, la pasión, los miedos y los deseos de las personas siempre son los móviles perfectos para escribir una historia. Y esta es una de amor y venganza, pero sobre todo considero que yo mismo me planteo preguntas e intento resolver mis propias dudas sobre la vida y la naturaleza de los deseos y miedos de las personas, reflejados en mis personajes.

4.- ¿Los dos libros por separado surgen así inicialmente o en algún momento pensaste que podías hacer una segunda parte de tu primera novela?

Esencialmente el libro está pensado en una cronología compuesta por testimonios. En ese sentido podríamos decir que ambos libros son uno solo, pero narrado en perspectivas diferentes. Hay algo sobre la posición que tiene el lector como un espectador omnipresente que no termina de agradarme. Y si mi postura sobre la literatura es generar duda y misterio, incluso morbo, pues tendría que escribir una historia desde la perspectiva de los personajes, en donde el truco está en que aquella información que desconoce el narrador será la misma que desconozca el lector. Dejar cabos sueltos dentro de la ingenuidad e ignorancia del narrador permite al lector sacar sus propias conclusiones. Por eso ambos libros cuentan la misma historia con todo y las omisiones propias de cada personaje. Para que el lector pueda atar cabos.

5.- ¿Qué influencias literarias hay detrás de la escritura de estos libros?

Quizás un poco de Camus y Nabokov. Quizás un poco de Stieg Larsson. Hay autores que, al leerlos, uno puede distinguir de qué agua bebe su obra; sin embargo, yo no me atrevería a decir que me siento especialmente inspirado por uno solo. Disfruto las historias. Amo los libros. Por tanto, no tengo un autor favorito concretamente, sino que me siento identificado y marcado por muchos.

6.- ¿Quiénes son tus escritores de historias policiacas favoritos y por qué?

Thomas Harris, por enseñarme que los elementos más poderosos de una historia se encuentran en los detalles más pequeños. Stieg Larsson por el ritmo de la saga Millennium. Neil Gaiman, porque el hombre es sencillamente genial a pesar de no escribir policiacos. Edgar Allan Poe, porque considero que él es uno de los padres del género; entre muchos otros que, como dije antes, son imposibles de nombrar en su totalidad.

7.- ¿Por qué tu interés en indagar en el género policíaco? ¿Qué te atrae de éste?

Me intriga la mente humana. Toda la vida he sentido que todos los monstruos son humanos. Incluso los dioses y otras criaturas más allá de nuestra propia comprensión tienen características humanas. Los hemos hecho tan humanos para explicarnos su existencia. El ser humano es un criminal en potencia desde su nacimiento porque todos somos capaces de delinquir y somos propensos a ello.

8.- ¿Cómo fue el recibimiento de la primera parte de tu historia?

Cuando me animé a publicar mis historias formalmente, tenía miedo de que nadie las leyera o que al hacerlo resultara que no fueran buenas. Sin embargo, he recibido comentarios maravillosos sobre el primer libro, incluso muy emotivos. Hay gente que con lágrimas me ha dicho que le gustó mucho el primer libro (Gatos Callejeros); y personalmente me siento muy orgulloso del resultado del segundo, porque considero que es bueno. Creo que por ahora he cumplido mis expectativas sobre mi propio trabajo y eso me hace feliz. Creo que ambos tienen historias que la gente puede disfrutar mucho.

9..- ¿Cómo visualizas el campo de la narrativa policíaca en México?

Creo que México es un país tan surreal y sobre todo inmerso en la violencia y la criminalidad que podría bien ser una novela policiaca y nosotros los personajes. Creo que a donde quiera que mires siempre hay algo que ver, y México tiene eso: está lleno de historias.

10.- ¿Cuál sería tu lector ideal para esta historia que has escrito?

Los enamorados. La gente que busca sentido a la vida. Aquellos que miran al cielo añorando un momento, un encuentro, una oportunidad. Pienso que este es un libro que se tiene que leer con el corazón.

11.- ¿Cuáles son los valores artísticos que debe tener en tu opinión una buena novela policiaca?

Saber que entre la porquería del ser humano hay cosas hermosas, como las perlas que se tiran a los cerdos. Como hacer nacer rosas de entre la mierda. ¿Cómo elevar lo grotesco a lo sublime? Teniendo claro que la vida vale menos que el amor, decía Alejandro Dolina. Entonces, ¿dónde está la línea divisoria entre una cosa y la otra?

12.- ¿Tienes hábitos, rituales, lugares y horarios particulares a la hora de escribir?

 No realmente. Pero sí cargo conmigo papel y bolígrafo; o en su defecto dónde anotar. Las ideas me llegan de pronto, y es que a mi mente le es fácil divagar. Me cuesta mucho de pronto concentrarme, pero muy poco hacerme historias en la cabeza.

13.- ¿Has proyectado una tercera parte para esta historia?

Si, de hecho, por ahora tiene como título provisional Flores en el desierto; y tengo el propósito de que sea el cierre de esta historia contada en dos partes y la primera que no sea contada por estos personajes.

14.- ¿Qué es lo más difícil de dedicarse al género policíaco en un país como México?

Creo que lo más complicado de escribir historias policiacas sobre crímenes y oscuros secretos es que la realidad no supere a la ficción. Me gustaría que mis historias fueran algo más que morbosas fantasías que imiten a la realidad del día a día y sean más bien el pretexto perfecto para hablar de temas más profundos.

15.- ¿Qué atributos favorables posee la realidad mexicana para la representación de tramas policíacas en la narrativa?

Que son asuntos muy humanos con los que todas las personas pueden identificarse. Todos amamos a alguien, y todos nos hemos preguntado cómo reaccionaríamos si lastimaran a las personas que amamos. Ninguno de nosotros sabríamos hasta dónde seriamos capaces de llegar ni que haríamos si alguna vez llegáramos a sobrepasar ese límite. Habiendo cruzada esa línea, no sabríamos hacia dónde ir. Y creo que también todos tenemos un lado oscuro que ocultamos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí