Nora (Cuautla Morelos, 1974) se inició en el camino artístico mirando las revistas de arte, viendo con asombro lo que hacían los grandes maestros. A partir de ello practicó el dibujo, después, el óleo, una técnica que le parece muy noble y maleable, y la escultura. También practica el whash, el acrílico, la acuarela y los pasteles. Tambien a incursionado en la fotografía y en el diseño de joyería en plata. Al principio lo hacía de manera autodidacta, luego a la par estudió Diseño Gráfico, donde aprendió a pintar artísticamente y asistió a clases particulares de dibujo y pintura.

A partir de la escultura, pasa a la creación de arte-objeto involucrando técnicas varias en instalaciones y ensamblajes, complementadas con una especie de “casa” que suelen ser vitrinas. Eso te le da a la artista la idea de arte muy completo.

Sus procesos creativos son muy instintivos. Le es difícil explicar con palabras cómo le llegan las ideas o sentimientos que plasma, pero le gusta bocetar, hacer pruebas de color y experimentar. Su búsqueda es lo innegable, lo intangible, lo que no se percibe en un primer vistazo. Poder hacer cosas inimaginables. Se define como una artista exploratoria, tanto física como materialmente hablando. El arte le encanta porque puede expresar y comunicarse más allá de los límites. Ser ella y nadie más. Segur fiel a sus latidos y siempre fiel a su intuición. Dentro de sus temas predilectos están los que tienen que ver con la introspección, “como si pudieras echar un vistazo a tu interior, a tu corazón, como si pudieras verlo y de alguna manera saber exactamente cómo estas, qué hay dentro de ti y cómo te sientes por dentro.” Entre los elementos que pueblan sus creaciones, además de objetos plásticos y de metal, se encuentren los engranes. Están muy presentes ya que tienen un significado especial vida, y en varias de sus obras siempre tiene que haber uno.

Su arte, que ha sido presentado en exposiciones individuales en México y Estados Unidos, está a la venta en la página de Artelista.com y también directamente en la página de Facebook de la artista.

La mayor satisfacción que siente la artista respecto a su trabajo es el legado que quiere dejar a su país y mostrar al mundo el arte mexicano contemporáneo, poniendo el nombre de México en alto. Eso la ilusiona y la inspira. Entre las mayores dificultades, que ha tenido está la de tener que “picar piedra” y enseñar a la gente a valorar y admirar el arte, buscar galerías para exponer su trabajo y cotizarlo, ya que no hace arte con el solo propósito de comercializarlo.

Ella tiene la fortuna de conocer a varios artistas y tenerlos como amigos. Le gusta estar al pendiente del trabajo de sus colegas y asistir a sus exposiciones y apoyarlos en sus eventos: hacer comunidad y ser solidaria. En Cualtla, Morelos, donde vive, hay artistas de altísima calidad, lamentablemente no hay suficientes lugares donde exponer. A aquellos que se inician en el arte, ella les diría que el arte es un camino de mucho trabajo, horas de dedicación y paciencia. Hay que ser originales y ser uno mismo; “hacer arte no para complacer a un público, sino por ti, trabajar porque es algo que te llena completamente.”

A los lectores de este artículo, ella les gustaría mandarles un mensaje pidiéndoles que apoyen el arte en todas sus expresiones. “Todo aquel que haga algún tipo de arte es una persona sensible y que merece respeto y reconocimiento simplemente por hacer de este mundo un lugar lindo para todos nosotros”, finaliza.