Huerto en el barrio es un proyecto comunitario autogestivo que nace de la intensión de despertar conciencia en las personas acerca de los beneficios del autoempoderamiento, la autogestión y la sana alimentación. Son ya diez artistas los que se han sumado a este conjunto de actividades, totalmente independiente (no tiene nada que ver con gobiernos o institutos) que, mediante el teatro, el cine, talleres creativos y alimenticios, venta de comida sana, fomento ecológico y otros, promueve la autosiembra y la cultura para la gente marginada que vive “de la Calzada para acá”. Este lema hace referencia a un dicho popular de la ciudad (“De la Calzada para allá”) que alude a que la Calzada es una especie de límite tras el cual la gente que se encuentra allí es de barrio marginado, estigmatizándola. La matriz está ubicada en la calle 34 o Doctor Pérez Arce # 168, sector Reforma, entre Medrano y Pensador Mexicano, en Guadalajara.

Akometer

            Este proyecto nace después de que Akometer, grafitero y comunicador gráfico, actualmente de 42 años (originario de Tampico, pero radicado en la ciudad desde niño), debido a la pandemia perdiera unos negocios personales que llevaba. Tras lo cual entra en un proceso de aprendizaje de saberes técnicos y de diversa índole, y de voluntariados, para luego dar forma como creador intelectual a esta organización; la cual no ghubiera sido posible sin el apoyo de la artista Miriam Torres y el buen amigo Balu. En buena compañía, se recuperó para ello un espacio, se pintó con arte y se acondicionó para sus operaciones.

            Akometer nos platica que “Huerto en el barrio” es el primer huerto en barrios de Guadalajara. Nos cuenta también que, bajo el lema “Sacar el huerto a las calles”, había la intensión de llevar estos huertos autosustentables a baldíos de la zona. Sin embargo, luego de 27 años de no ser reclamado, apareció el presunto dueño del primer lote en que se estaba por realizar el proyecto; con tal de no enfrentar juicios judiciales, y bajo amenazas, se optó por desistir en este caso particular. Bajo un esquema ajustado, el proyecto puede bien retomarse en lo posterior.

Haciendo comunidad, generando vínculos y lazos de apoyo, “Huerto en el barrio” organiza eventos para beneficio colectivo mediante un espíritu de solidaridad. Sus menús a base de hortalizas proporcionan comida nutritiva y rica a un bajo costo a quien pueda necesitarlo. El espíritu que reina en la organización es el del voluntariado. En sus talleres, se trasmiten conocimientos como el cultivo de setas, la producción de jabón natural, la elaboración de composta, entre otros.

“Devolverle el brillo al barrio” es uno de los principales objetivos de este proyecto. Con eso se entiende atraer a la gente hacia un cambio de paradigma y mentalidad para superar la apatía, vencer el ocio y contrarrestar la grisura, dándole un espacio al arte y la cultura, incluyendo del autocuidado mediante la alimentación y la generación autosustentable. “Esa curiosidad de ser, de crecer, de emprender” y “de ver algo nuevo” es la que motiva a Acometer y los artistas que se le han sumado. Saber que en su barrio pueden adoptar una mentalidad “chida” para “aprender, compartir, disfrutar”.

Así, se incentiva que el barrio se desarrolle y atraiga a más proyectos de ese tipo, y eventualmente a turistas. Pero sobre todo, se le dan algunas herramientas a la gente para hacerle conocer que todos podemos brillar aunque seamos “de barrio” y no hayamos tenido la oportunidad de estudios formales. Por medio del esfuerzo y el empoderamiento como estandarte del ciudadano llamado marginal, la visión es incentivarlo para salir de la precariedad gracias a las propias acciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí