data-ad-format="auto" data-full-width-responsive="true">
Home Literatura Poesía Estados crepusculares

Estados crepusculares

0

1
Te sirvo según corresponda: todo oralidad
o tobogán que va de tu erección al orgasmo.

Lamo la tierra de tus manos, hincado,
ebrio de algo que no identifico.
Me penetro salvajemente tu amor altivo
por medir la profundidad en mi garganta
Te pertenezco.

2
Partículas diamantinas gravitan tu cara.
Es el momento en que la celeridad baila en tus ojos
y me invaden tus sugerencias como abejas.

Cuando el amo llama a su esclavo sexual
no es posible sino consentir.

3
Liba de mi boca el sabor de la fermentación,
anega con tus tentáculos mis cavidades
más elásticas ahora que flores de goma abiertas,
naturalmente, a la fornicación.

Colma mis días con tu espesura deleitosa.

4
Albricias. Vivo junto a ti, el hombre que amo,
en el lugar de los alegres esplendores:
cofre de minerales inagotables y palomas sangrantes;
fortuna entre las fortunas.