5

No puedo evitar amarlo como lo amo. Sus cabellos perfumados a pino ondean en el viento como una bandera de lealtad. En sus actos encuentro la seguridad que a veces falta a todo hombre. Sus palabras son ya dulce consuelo, ya consejos útiles en la zozobra. Su voz es melodía entrañable que me dice que nunca me faltará; que siempre podré confiar en él; que, teniéndonos el uno al otro, acaso no nos falta nada. Sus cabellos son cobrizo ramaje y yo respiro bienestar en ellos. Cuando es necesario cortarlos, yo le ofrezco mi ayuda: así siempre está apuesto por mí, para mí. ¡Qué hermoso es! Daría mi vida en sacrificio por restregarlo a mi cuerpo tan fuertemente que, materia contra materia, nos fundiéramos en una sola entidad, que palpitara al ritmo de un universo trasfigurado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí