1

Vivir en compañía de mi primo es la dicha sobrehumana de quien tiene un amigo con el que morir junto, alguien a quien atender en la enfermedad y el desvelo. Yo soy de esos chicos amorosos que gustan de compartirlo todo: la comida, los cigarros, las sábanas. Mi primo es la otra mitad de mi tiempo; a él dedico mis mejores ánimos, mi empeño por ser mejor cada día, por recibir la vida con brazos abiertos, con una sonrisa grande y sincera. Abro mis sentimientos a él como quien abre un amplio ventanal para que entre el sol. Vivir con él es una bendición terrenal, como recibir los dedos de la luz del día sobre la frente, como vivir entre cantos en un oloroso jardín de manzanos, como nacer a diario: una alegría que se multiplica a sí misma. ¡Es tan bueno ser primo de mi primo!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí