La cuarta pared no es un término extraño para muchos pero puede que el origen quede oculto y desconocido para algunos.

Denis Diderot, en Discurso sobre la poesía dramática (1758), había formulado lo siguiente: “Imaginad justo al borde del teatro un gran muro que os separa del escenario: interpretad como si la tela no se levantara”. No fue el único, Henri Beyle en el siglo XIX, Konstantín Stanislavki que lo aplicó a El jardín de los cerezos de Chéjov.

En el teatro, las acciones ocurren dentro de tres paredes, una a la izquierda, una a la derecha y una al fondo. La cuarta pared es, figurativamente hablando, la que separa al público de lo que ocurre en escena. Pero si de pronto un actor se dirige al público para pedir su participación o si el guion exige interactuar con los espectadores, entonces se dice que se está rompiendo la cuarta pared.

Romper la cuarta pared, o la cuarta pantalla es un término del teatro que paso y se ha adaptado al cine, televisión, videojuegos, cómics y manga. Uno de los casos “más” conocidos es el de DeadPool, sin embargo, no es el único: Manual de supervivencia escolar de Ned, Los picapiedra, Bob Esponja, Malcolm el de en medio, Nekomajin, Amélie, Medaka Box, Harley Quinn, Los Simpson, Ultimate Spider-Man y un muy largo etcétera se une a la lista.