Augusto Nava Mora (León, Gto., 1971) descubrió su amor por los libros y las letras de manera precoz. A los cuatro años, y en la ciudad de Guanajuato, aprendió a leer debido al cuidado de su abuela (su familia ha estado muy vinculada a las artes y las letras) y su infancia se pobló de clásicos ilustrados para niños. Leyó todo lo que caía a su alcance: comics, poemas clásicos, ciencia y mucha mitología griega. De adolescente releyó en sus versiones originales muchos de esos clásicos que había leído de niño, y encontró placer en Cortázar, García Márquez, Rulfo y poesía variada. También creció como cinéfilo, pues desde muy pequeño su madre lo llevaba al cine, siguiendo una tradición familiar (su abuela, originaria de Parral, llevaba a su madre y a sus tíos a ver, en Guanajuato, clásicos del Hollywood, comedias ligeras, o neorrealismo italiano, sin detenerse en su edad).

Aunque estudia la carrera en 1990-1994, Nava Mora egresa en 2003 como Licenciado en Letras Españolas por la Universidad de Guanajuato, con una tesis que concilia el estructuralismo junguiano, la literatura y la historia de las religiones (apoyado en autores como Campbell y Eliade, además de una profusa contextualización histórica) para demostrar cómo cada época configura sus creencias religiosas y los plasma en textos literarios canónicos como La odisea, el poema de Gilgamesh, Romeo y Julieta, o La Divina Comedia. Su director de tesis fue el Dr. Benjamín Valdivia. En la Universidad de Guanajuato, lecturas de poetas mexicanos y latinoamericanos, los Contemporáneos, el Siglo de Oro, la Edad Media y la idea del amor son de particular interés para él. Un libro sería seminal en su posterior trayectoria: La cultura popular en la Edad Media y el Renacimiento, de Bajtín. Sus lecturas se diversificaron antes de decidirse a hacer la tesis; vivió en la CDMX, y ahí, además de muchísima poesía, fue muy importante para él la Historia General de las Drogas de Antonio Escohotado, texto que le interesa sobre todo por la relación de los fármacos con las creencias y las prácticas religiosas.

En el mismo 2003, poco después de titularse, ingresa a la Universidad Autónoma de Barcelona donde los estudios de filosofía de la ciencia revolucionan su pensamiento al darse cuenta de que la ciencia es indisoluble de la ideología. Clases sobre Walter Benjamin y la concepción filosófica y literaria del tiempo constituyen otros de sus intereses.

En Europa aprende catalán, y luego, italiano; éste último le abrió un panorama: el de la literatura italiana en su lengua original. Pasa épocas duras, sobreviviendo con trabajos como lavaplatos o camarero, pero sigue leyendo e investigando gracias a la Red (gratuita) de Bibliotecas de Barcelona. Leyó muchísimo. Finalmente obtiene la beca Conacyt en el año 2007 para continuar sus estudios en la Universidad Complutense de Madrid, en el programa de posgrado con Mención de Calidad en Ciencias de las Religiones. En esta Universidad pudo acercarse al pensamiento religioso desde diferentes perspectivas de estudio. Siendo su directora de tesina la Dr. Eugenia Popeanga, presenta una versión extendida de su tesis de licenciatura, indagando sobre La Divina Comedia con el nuevo conocimiento adquirido, y obteniendo una especialización en Literatura Comparada (que revalidaría en México como Maestría).

Luego viene su investigación doctoral, y que inicia en 2009, orientada a la Filología Italiana, al acercarse a la Asociación Complutense de Dantología-Grupo Tenzone, un importantísimo grupo que dialoga y colabora con los más importantes dantistas vivos de Italia, España y Argentina. En su trabajo doctoral abandona el estructuralismo, su investigación es una reconstrucción del averroísmo (una polémica y a veces inaprensible tendencia filosófica de la escolástica de finales del siglo XIII, basada en las interpretaciones del aristotelismo del filósofo árabe Averroes; dichas interpretaciones consideraban, entre otras cosas, que el ser humano puede aspirar a conocer a Dios mediante el perfeccionamiento del intelecto).

Ahí Nava Mora usa el método filológico de los dantistas de la Complutense y cita a especialistas en averroísmo, como Emanuele Coccia y Deborah Black; toma también como referencia a dos autores judíos contemporáneos de Dante que ostentan, a su juicio, una postura intelectual equiparable (Yehudá Romano y Abraham Abulafia); de ese modo intenta demostrar que esa tendencia es posible reconstruirla, bajo cierto ángulo original, en la obra de Dante. (Aquí fueron fundamentales también las asesorías directas con la comparatista israelí Dra. Sandra Debenedetti Stow, con el arabista y medievalista de la Complutense Dr. Rafael Ramón Guerrero, con la especialista en profecía medieval, Dra. Anna Rodolfi, de la Universidad de Florencia, con la filósofa española Dra. Nuria Sánchez Madrid, y con la colega doctoral, la dantista Dra. Rosa Affatato). Su primer acercamiento a Dante, sin embargo, que cambió su vida como investigador, se dio con su admirado dantista, el Dr. Carlos López Cortezo, en 2007, antes de jubilarse de la Complutense. El dantista Dr. Juan Varela-Portas de Orduña, discípulo de López Cortezo, y también muy admirado por Nava Mora, se convierte en su director de tesis, junto con la hebraísta Dra. Amparo Alba Cecilia, que lo asesora en la parte del pensamiento judío. Su tesis logró un sobresaliente cum laude en 2016, sumado a la excelencia académica que mantuvo en sus estudios doctorales, donde se preparó también en historia del arte e iconografía.

37749294_10156504727541912_7223712401449811968_n.jpg
37841109_10156504727591912_3250744374203514880_n
Presentando una ponencia en Malattia d’amore e poesia nel medioevo (Enfermedad de amor y poesía en la Edad Media), 2015, Universidad Complutense de Madrid

En el mismo 2016, reactiva, junto a Rosa Affato, el Seminario Permanente de Estudios Dantescos de la Universidad Complutense, dedicando las actividades a López Cortezo; Rosa Affatato y él son los coordinadores actuales. Ahí Nava Mora ha impartido varias conferencias, pero también en el Máster en Estudios Medievales y en el Seminario de Historia de la Filosofía. Además de en la Complutense ha sido conferenciante invitado en la Universidad de Valencia, la Universidad de Guanajuato, la Escuela de Escritores de Fuentetaja en Madrid (invitado por Jorge F. Hernández), y el College of Charleston in Spain (invitado por el Dr. Raúl Carrillo Arciniega, donde impartió una conferencia sobre ecos medievales en Sor Juana). Ha publicado textos sobre la obra de Dante, colaborando en revistas literarias, como Anomalía (Guanajuato) y también especializadas, como Emblecat (Barcelona) y Tenzone, (Madrid). Como divulgador ha dado lecturas guiadas, cursos y charlas, en España y en México (la que dio en este enero en la Biblioteca Paco Patlán del Centro Cultural El Corazón Parlante es muy sustanciosa y puede verse completa en: https://www.youtube.com/watch?v=agLtOH3YtT8&t=883s). Nava Mora es actualmente miembro activo de la Asociación Complutense de Dantología, pero también, desde febrero, es investigador externo del Instituto Universitario “La Corte en Europa” (IULCE), de la Universidad Autónoma de Madrid.

37774602_10156504728451912_4433503845544361984_n.png
En su conferencia más reciente en el Seminario de Estudios Dantescos, este mismo año.

Preguntado acerca de por qué debemos leer a Dante, el investigador responde que la Edad Media sigue presente en la modernidad y la posmodernidad, pues mucho de nuestro imaginario occidental proviene de ella, como la semántica del lenguaje de las emociones. Dante, nos dice, es una enciclopedia de esa cultura medieval.

Nava Mora entiende que la obra de Dante es un ejemplo de la ideología de la época que concebía que toda manifestación del mundo material es, en mayor o menor grado, signo de Dios. Nos dice también que la Divina Comedia es un texto completamente vigente y que, aunque nos parezca curioso, en su momento esta obra fue leída como una obra filosófica. El Dante medieval que Nava Mora estudia en su específico contexto dista del Dante que conocemos por algunos de sus admiradores como Paz o Borges. Y hace énfasis en que hay muchas cosas de la obra dantesca que siguen siendo un misterio: hay mucho aún por descubrir. Por lo tanto (cito de una entrevista que le hizo Amaranta Caballero Prado para la Gaceta de la señalada Biblioteca): “Dante es patrimonio de la humanidad, y hay que leerlo con interés y voluntad de aprender; hay que abordarlo asumiendo los riesgos y dificultades, claro, pero también sin pedirle permiso a nadie. Dante (el medieval, el verdadero Dante) es difícil también para los propios italianos.” Por cierto, Nava Mora se identifica con el personaje principal de la Divina Comedia: ambos nacieron bajo el signo de géminis.

Los artículos que ha producido Nava Mora sobre Dante se pueden encontrar indexados en la página de la Società Dantesca Italiana (http://dantesca.ntc.it/dnt-fo-catalog/pages/material-search.jsf)

Nava Mora busca hacer un posdoctorado próximamente. Ha escrito también poesía, alguna de la cual ha publicado recientemente en la revista La Presa (Ontario-Guanajuato), aunque también ha escrito poesía para acompañar artes plásticas y escénicas: es el caso de una exposición en la Embajada de Japón en 2002, junto a Ríos III, y su participación con un soneto y la letra de las canciones para una obra de la dramaturga y actriz guanajuatense Eugenia Cano, pieza comisionada por el FIC 2014. Ha escrito por dos años consecutivos (2016, 2017) el texto de sala para la gira World Press Photo, en México (el texto de 2016 apareció en el catálogo de exposiciones del CECUT, Tijuana). Nava Mora también escribe ensayo político, recientemente ha publicado dos artículos, uno en El País y el otro en la revista española Cuadernos de pensamiento político. Además, está preparando, para la editorial El Equilibrista, y junto con la investigadora y restauradora italiana Dra. Daniela Stara, un libro sobre el director de cine brasileño Glauber Rocha. Finalmente, ha estado en contacto con especialistas en historia y restauración cinematográfica, y ha incursionado en la cinematografía de cortometrajes como escritor de guiones, director y actor.

Desde 2012 es asesor editorial de la agencia de Gestión Cultural “Macchina Tempo”. Su página profesional de publicaciones y actividades profesionales es https://ucm.academia.edu/AugustoNavaMora. En el mes de agosto Nava Mora impartirá en Guanajuato un curso titulado “Lujuria y Avaricia en el Infierno Medieval”; toda la información del curso puede encontrarse en la dirección http://macchinatempo.com/wp/2018/07/09/lujuria-y-avaricia-en-el-infierno-medieval/.